FAAP Fundação Armando Alvares Penteado

Sobre el Artista

Raimundo Cela ha nacido en 1890, en Sobral, en el interior del Ceará, pero ha crecido en una ciudad costera cerca de: Camocim. El artista - criado en un entorno familiar culto - fue para Rio de Janeiro en 1910 estudiar ingeniería, voluntad de su padre, y pintura, por  propia ambición. Se ha graduado bajo orientación de los mayores maestros de principios del siglo, contactándose especialmente con Eliseu Visconti.

La pintura de Cela se inicia totalmente académica, él recibe, en 1917, como premio, un viaje a Paris del Salón Nacional de Bellas Artes, por la obra clásica Último Diálogo de Sócrates. El viaje solamente ocurre en 1920, a causa de la guerra.

El artista ha permanecido en Francia por dos años, cuando se ha dedicado al aprendizaje del grabado a buril con Frane Brangwyn, pintor, grabador y litógrafo inglés. Su trabajo en esa técnica es de excepcional cualidad. Sus grabados, según el artista plástico y profesor formado por la Escuela de Bellas Artes de UFRJ, Adir Botelho, no son solo registros gráficos, históricos, son obras universales en el sentido y en la expresión. Fue vanguardista de la enseñanza del grabado en buril en la Escuela Nacional de Bellas Artes, en Rio de Janeiro, dando clases durante nueve años.

Cuando regresa a Brasil, va a vivir en Camocim, donde ha trabajado durante diez años como ingeniero de una pequeña usina eléctrica. En 1938, la pintura de un panel para el gobierno del Estado, representando la liberación de los esclavos del Ceará lo ha recuperado la vida artística. Poco después, en 1940, se ha establecido en Fortaleza. El artista francés Jean Pierre Chabloz lo conoció en ese momento y se encantó con su obra.

Raimundo Cela, de la vanguardia, nunca ha sido un modernista. Él ha aparecido justamente en el momento de la historia cultural en el que las artes se iban alcanzar por el radicalismo de 1922. Se ha criado, luego, el mito que hoy ha sido revisado por los estudios sobre el pre-modernismo, de que ha ocurrido un hiato entre los maestros del siglo XIX y la Semana de Arte Moderna. En este período, nada se había producido de interesante y creativo. Los que han surgido en aquel momento se mantuvieron en una especie de limbo cultural. Pero el valor del arte de Raimundo Cela se atribuye  al hecho de tenerse concebida el margen de las escuelas, de no haberse contaminado por los modismos pasajeros.

Raimundo Cela ha regresado al Rio de Janeiro en 1945. Se ha hecho profesor de grabado en buril de la Escuela Nacional de Bellas Artes, cargo que ocuparía hasta su muerte, en 1954. En este último momento de la carrera, el pintor fue dos veces premiado con la medalla de oro del Salón Nacional de Bellas Artes.

La exposición tiene el patrocinio de Minalba y, después de la temporada en MAB-FAAP, sigue para el Museo Nacional de Bellas Artes, en Rio de Janeiro.