- Fundação Armando Alvares Penteado
International Office - FAAP
  • portuguese
  • English
  • Français
  • Español
International Office - FAAP

TEATRO

UN NUEVO PERFIL DE LA POLÍTICA CULTURAL Y INTEGRADA

Fuegos artificiales iluminaron la Plaza del Sol en la FAAP y el barrio de Higienópolis. Más de seiscientos actores, directores, dramaturgos, profesores y estudiantes rodearon a Paulo Autran, que conmemoraba sus ochenta años en aquel septiembre de 2002. Pocas veces se reunieron en la ciudad tantos exponentes de la clase teatral para reverenciar a un profesional que, hacía sesenta años, subía al escenario con la misma seguridad, energía y talento. Durante temporadas diferentes, se presentó cinco veces en el Teatro FAAP. Fue así, que el homenaje a un actor mítico se dio exactamente en el teatro que es una de las referencias de la ciudad.

La sala es una de las más modernas y mejor equipadas de São Paulo. Un teatro dentro de una escuela y junto a un Museo es algo raro en cualquier parte del mundo. Se trata de un lugar donde el arte acontece en edades diferentes.

El teatro pasó por amplia renovación de toda la estructura técnica. La iluminación ganó tecnología de punta, con nuevo equipamento; se duplicaron los puntos de luz, y diferentes reflectores posibilitan cualquier tipo de efecto, por más complejo que sea. Los camerinos fueron modificados - todos fueron pintados de claro y se les puso regadera, y el acceso, antes solamente por el escenario, tiene ahora una entrada independiente. Pensando en la comodidad del público, se creó una central gratuita de atención al público; se aumentó el equipo de recepción, la información es rápida, y en minutos el espectador está en su lugar.

En la década de 1940, cuando Armando Alvares Penteado tuvo la idea de crear una escuela de arte, el teatro era parte de sus planes. Treinta años después, la sala se concretizó en la FAAP de manera un tanto incipiente, en un proyecto denominado Supermercado del Sonido.

Y, en septiembre de 1976, se inauguró el nuevo teatro, con La moratoria, de Jorge Andrade.

El diferencial del Teatro FAAP es que, en vez de ser apenas un espacio "rentable" para temporadas, establece sociedades con compañías teatrales profesionales, aficionadas o experimentales, para incentivar el movimiento cultural, posibilitando reflexiones, debates y avances. Así se ve, desde Casa de muñecas, de Ibsen, pasando por Al margen de la vida, de Tennessee Williams, hasta Lo bailado del dios muerto, de Flávio de Carvalho, texto polémico, que en 1933 fue el primer paso del Teatro de la Experiencia, lo que en la época provocó hasta la intervención de la Policía de Costumbres (que "celaba por la moral vigente"). En la FAAP, esa pieza fue montada al mismo tiempo en que se realizaba en el mab la exposición Flávio de Carvalho - cien años de un revolucionario romántico. Lo que muestra como las artes interactúan en la Fundación.

En los últimos cinco años, desfilaron por el escenario personajes de Meter Handke, Pirandello, Ionesco, Tchekhov, Maria Adelaide Amaral, Maria Clara Machado, Alfred Jarry, Antônio Ermírio de Moraes, Margaret Edson, David Auburn, Marta Góes, David Hare, Jeff Baro y Heleen Verburg; actores exponenciales como Raul Cortez, Marília Pera, Christiane Torloni, Irene Ravache, Karin Rodrigues, Regina Braga, Ana Paula Arósio, Luís Melo, Gabriel Nunes, Rogério Fróes, Diogo Vilela, José de Abreu, Débora Bloch, Adriane Galisteu, Irene Kaplan, Sonia Guedes, Cecil Thiré, Tania Bondezan, Beatriz Segall y Jonás Bloch; y actuaron directores como José Possi Neto, Iacov Hillel, Jorge Takla, Cacá Rosset, Emilio di Biasi y Roberto Lage. Pero no fueron sólo los textos y nombres consagrados: el escenario fue abierto a grupos poco conocidos, experimentales, como far y Carro de Paulista (que explora el universo de la juventud de los suburbios). Si por un lado se montó un clásico eterno como Tío Vania, de Tchekhov, por otro se montó un texto difícil y tenso como silencio, de Handke. Sin olvidar a Mário Bortolotto, autor "maldito" que allí vio montadas sus piezas A media noche un solo de sax en mi cabeza y Tómalo con calma. El siempre provocante Ubu rey, de Alfred Jarry, por el grupo Folias Physicas, Pataphysicas y Musicaes. El teatro infantil-juvenil de Ruth Rocha, de Simona Boer, de Heleen Verburg tuvo lugar al lado de conciertos musicales y presentaciones de canto con Turíbio Santos, Achille Picchi, Niza Tank, Caio Pagano. La danza también ocupó el escenario con Ana Botafogo; la Compañía de Danza Contemporánea y el Ballet del Teatro Stanislavski (ambos de Moscú), y el Ballet Folclórico del Centro Artístico Nicolaievski (de San Petersburgo). O sea, se trata de una sala que ha abrigado exponentes de diversos sectores. Mostrando tener política cultural propia, que ya se volvió una constante del Teatro FAAP, se creó el Núcleo de Artes Escénicas, con talleres de drama, interpretación y dirección. Además, en una actitud única, el núcleo extiende la mano a proyectos que, teniendo fecha de estreno y no disponiendo de local para ensayar, se les facilita el escenario. Por eso el logotipo del Teatro FAAP se ve en programas, invitaciones, carteles, folletos y panfletos de espectáculos aun cuando no están escenificándose en la calle Alagoas.

NUEVA FORMA DE SOCIEDAD Y INCENTIVO

Alumnos de diferentes facultades de la Fundación, sin auxilio de profesores y directores, han montado espectáculos no profesionales bajo la tutela del Teatro FAAP. También le correspondió al Núcleo de Artes Escénicas la presentación de los monjes del grupo Kung Fu Taiji, con Desfile de trajes de cinco dinastías y el espectáculo China a través del kung fu. Una vez más, se verificó la interacción entre los segmentos, pues esos eventos complementaron a la exposición China: el arte de los emperadores, el arte de lo cotidiano y el arte contemporánea, realizada en el mab.